Dear reader,
You may have noticed that we’ve changed domains from Minestories to Solid Ground online, a name that more inclusively reflects our broad range of solutions for the mining and rock excavation industries. Rest assured, you’ll still be able to read and watch the ground-breaking content you’ve come to expect. Thanks for visiting.

<p>La empresa australiana FMR Investments eligió el financiamiento de Sandvik cuando compró una flota nueva de camiones para su mina Eloise.</p>
Mostrar pie de fotoOcultar pie de foto

La empresa australiana FMR Investments eligió el financiamiento de Sandvik cuando compró una flota nueva de camiones para su mina Eloise.

Financiamiento flexible

Hoy existen alternativas creativas para acceder a un equipo para una aplicación concreta. ¿Pero cuál representa el mejor valor: comprar, arrendar, co-utilizar o compartir? Sandvik Mining and Rock Technology ofrece soluciones de financiamiento flexibles y competitivas en un clima empresarial cambiante.

Para la mayoría de los clientes, comprar equipos de minería y construcción representa una inversión importante que obliga a plantearse preguntas difíciles: ¿Es necesario? ¿Existen alternativas para reducir el costo? Por eso no sorprende que el financiamiento sea un componente esencial de la oferta de servicios de Sandvik.

Björn van den Berg, director global de financiamiento para clientes de Sandvik, explica que, actualmente, el 25% de las ventas de equipos son financiadas por la propia empresa.
“Muchos clientes prefieren financiar su inversión a través del proveedor del equipo”, afirma van den Berg. “Para empezar, conocemos perfectamente nuestras máquinas; ninguna empresa financiera ajena podrá decir lo mismo. También conocemos el negocio de nuestros clientes. Por ejemplo, somos conscientes que una mina no podrá generar un flujo de tesorería significativo antes de iniciar la fase de extracción y podemos ofrecer soluciones adaptadas, sobre todo en la fase de desarrollo”.

Un ejemplo es cuando la empresa australiana FMR compró una flota de equipos Sandvik para modernizar su mina Eloise en Queensland.

“Comprar los cinco primeros camiones Sandvik para Eloise creó una situación novedosa para nosotros. No nos habíamos endeudado desde que vendiéramos nuestro negocio de contratación y habíamos perdido el contacto con las empresas que antes nos financiaban”, explica Charles Watson, director financiero de FMR. “Tampoco hay tantas empresas que se dediquen a financiar equipos subterráneos. Sandvik nos ofreció una tasa de interés muy competitiva y fue una decisión fácil”.

FMR identificó ventajas financiando con Sandvik en lugar de una financiera tradicional. “Sandvik conoce sus equipos”, explica. “Y eso significa automáticamente que conoce nuestro negocio y nuestra forma de operar. En eso se diferencia de un banco, que no necesariamente tiene por qué conocer nuestra actividad. La tasa de interés ofrecida fue muy competitiva y todo el proceso se completó sin problemas. Un financiamiento con esas condiciones resulta muy atractivo”.

La solución de financiamiento de Sandvik tiene como objetivo ayudar a las minas, los contratistas y las empresas de construcción a mejorar sus resultados financieros, mediante soluciones flexibles que van desde la adquisición convencional hasta sistemas de pago por uso. También se ha reestructurado la organización para mejorar la interacción con los mercados. Previamente, el financiamiento estaba centralizado en el Grupo Sandvik pero, desde 2017, se gestiona desde Sandvik Mining and Rock Technology, más cerca del cliente.

<p>Charles Watson director financiero de FMR.</p>

Charles Watson director financiero de FMR.

Para más flexibilidad, Sandvik ofrece tres productos financieros. El préstamo garantizado por activos, avala la compra con el propio equipo financiado y el cliente se convierte en propietario de la máquina a todos los efectos. El arrendamiento financiero es una forma de financiamiento en la cual Sandvik conserva la propiedad del equipo pero lo alquila al cliente, traspasándole la propiedad al vencer el periodo de arrendamiento. En un arrendamiento operativo, el equipo es propiedad de Sandvik desde el punto de vista tanto legal como financiero y el cliente solo paga por su uso; al finalizar el plazo de arrendamiento, el equipo se devuelve a Sandvik.

Las soluciones más idóneas varían en función del tipo de equipo, el sector del cliente y la zona geográfica. Incluso en zonas donde ninguna de las opciones es viable, el Grupo Sandvik puede tramitar créditos a la exportación.

“Además, podemos agrupar el financiamiento con otros servicios que pueda necesitar el cliente, como contratos de mantenimiento”, dice van den Berg. “Nuestro financiamiento permite al cliente usar las líneas de crédito para cubrir otras necesidades”.

No hay tantas empresas que se dediquen a financiar equipos subterráneos. Cuando Sandvik nos ofreció una tasa muy competitiva, fue una decisión fácil.

Sandvik cuenta con un proceso sencillo y eficiente para la toma de decisiones. Puede facilitar una oferta orientativa a las 24 horas de recibir la solicitud, basada en los datos iniciales disponibles sobre el tipo de equipo, la duración del financiamiento y el nivel del anticipo. Para una oferta definitiva, es necesario un proceso algo más largo, que incluirá un estudio de las cuentas anuales auditadas del cliente.

El riesgo crediticio resulta de tres componentes principales: el riesgo de país, el riesgo de cliente y el riesgo de equipo. La evaluación de estos riesgos no es rígida ni y replicativa.

Deben evaluarse los posibles efectos cruzados susceptibles de influir en el resultado. Un riesgo de país o de equipo más alto, por ejemplo, puede ser aceptable cuando se trata de un cliente solvente. De este modo, Sandvik puede seguir apoyando a sus clientes en regiones donde escasea el crédito.

“Si el cliente encuentra dificultades para financiar un equipo nuevo o reacondicionado, podemos aportar una solución a la medida de sus necesidades específicas y aportar un valor agregado a su actividad”, concluye van den Berg.