Dear reader,
You may have noticed that we’ve changed domains from Minestories to Solid Ground online, a name that more inclusively reflects our broad range of solutions for the mining and rock excavation industries. Rest assured, you’ll still be able to read and watch the ground-breaking content you’ve come to expect. Thanks for visiting.

Más sal, menos ruido.

HEILBRONN, ALEMANIA. Tras 120 años de extracción por perforación y voladura, una de las minas de sal más importantes de Europa occidental pasó a la minería continua. Con este método más silencioso, se puede trabajar bajo zonas urbanas y la mina ha prolongado su vida por años.

El castillete azul del pozo Franken se eleva sobre las instalaciones de Heilbronn, la mina de sal de Südwestdeutsche Salzwerke. Parte de sus instalaciones están a solo a tres kilómetros del centro de Heilbronn, una ciudad de 125 mil habitantes, y a una hora de Stuttgart.

La mina de Heilbronn es una de las primeras extracciones industriales de sal de Europa. Las primeras perforaciones de la sal mineral datan de 1881 y la explotación minera se inició el 4 de diciembre de 1885 –el día de Santa Bárbara, la patrona de la minería– y desde entonces ha sido un productor clave de sal mineral y de sal minera extraída por evaporación para clientes industriales, comerciales, de la industria farmacéutica, para carreteras y consumo doméstico.

De la mina se extraen más de 4,5 toneladas de sal en bruto anualmente. David Sage, jefe de la unidad de sal de roca, dice que la volatilidad de un mercado que depende del tiempo es un desafío.

“Nuestro negocio depende del invierno”, explica. “Con un invierno verde, sin nieve, baja la venta. Un invierno blanco significa grandes cantidades de sal anticongelante. Cuando llega la nieve, el mercado se dispara. Mantener un proceso continuo en esas condiciones es un desafío. Necesitamos flexibilidad en nuestro parque de máquinas”.

Durante 120 años, los depósitos salinos de Heilbronn fueron explotados mediante el método de perforación y voladuras. Y muchos de los cientos de kilómetros de galerías de la mina pasan hoy por debajo de zonas residenciales de la ciudad. En 2005, la mina decidió buscar formas más silenciosas de obtener la sal.

Heilbronn se decidió por el corte mecánico del mineral y en mayo de 2006 puso en servicio el primer equipo Sandvik MB770 de minería continua. El rendimiento de este equipo era reconocido en el sector del carbón pero nunca había sido usado en una mina de sal. La introducción de la minería continua requería además la adaptación de la infraestructura y el transporte.

Otro equipo Sandvik MB770 entró en servicio en diciembre de 2008 y un tercero en 2011.

Südwestdeutsche Salzwerke AG

Fundada en 1883, Südwestdeutsche Salzwerke AG es uno de los principales productores europeos de sal. La compañía produce sal de roca por el método de evaporación para clientes comerciales, industriales y de la industria farmacéutica, para carreteras y uso doméstico, incluyendo la famosa marca alemana Bad Reichenhaller. Südwestdeutsche Salzwerke AG tiene unos mil empleados en cuatro operaciones en Baden-Wurtemberg y Bavaria. La ciudad de Heilbronn y el estado de Baden-Wurtemberg tienen cada uno un 49 por ciento de las acciones de la empresa.

Con ello, no solo se eliminó el tiempo de parada obligado por los gases de la voladura sino también disminuyó la necesidad de trituración de la roca salina. Cada máquina puede excavar más de 100 mil toneladas mensuales.

Heilbronn depende de sus tres MB770 para extraer la roca salina. La máquina avanza en el frente de excavación mientras un camión Sandvik TH540 retrocede para ubicarse debajo de la cinta transportadora de la máquina minera y retirar el mineral. El camión luego descarga la sal en la cinta transportadora de la mina.

Martín Traub, uno de los operadores de las máquinas mineras de Heilbronn desde hace siete años, aprecia la secuencia de trabajo automático del equipo.

“Rara vez tenemos que hacer algo manualmente”, dice. “La máquina siempre corta un metro y avanza un metro. La programamos a tres cortes de 33 centímetros, tras lo cual la avanzamos un metro y se repite la secuencia”.

Traub maneja a veces un camión Sandvik TH540, un vehículo que prefiere en lugar de los otros camiones de 30 toneladas de la mina.

<p>David Saage, jefe de la unidad de minería de sal en la mina de Heilbronn de Südwestdeutsche Salzwerke AG.</p>

David Saage, jefe de la unidad de minería de sal en la mina de Heilbronn de Südwestdeutsche Salzwerke AG.

<p>Un camión Sandvik TH540.</p>

Un camión Sandvik TH540.

<p>Martín Traub, uno de los operadores de las máquinas mineras de Heilbronn desde hace siete años, aprecia la secuencia de trabajo automático del equipo.</p>

Martín Traub, uno de los operadores de las máquinas mineras de Heilbronn desde hace siete años, aprecia la secuencia de trabajo automático del equipo.

“Uno lo conduce de frente, no como otros camiones” explica. “A menudo, los demás camiones se manejan de costado como los cargadores subterráneos. Aquí manejamos hacia adelante, o usamos cámaras y espejos cuando retrocedemos. El TH540 va muy bien para el Sandvik MB770

Heilbronn todavía utiliza tres de sus cuatro equipos de minería continua y ha adquirido un quinto recientemente. El primero de los mineros MB770 está actualmente en exposición en el museo de

Bad Friedrichshall. Entre mayo de 2006 y marzo de 2016 la máquina extrajo unos ocho millones de sal de roca, recorriendo más de 110 kilómetros.

Heilbronn todavía recurre a la voladura en las partes de la mina que no están directamente debajo de zonas residenciales, para compensar cuando la demanda se dispara por razones coyunturales. Se perforan barrenos de siete metros y cada voladura produce más de mil toneladas de roca de sal. Los cargadores Sandvik transportan la roca a una trituradora que la reduce a un tamaño apropiado para la cinta transportadora.

Heilbronn opera cuatro equipos Sandvik LH612, un LH517, un LH514 y un LH307.

“El criterio más importante respecto a nuestros proveedores es la confiabilidad, en términos de disponibilidad de los equipos, la ergonomía y la durabilidad” dice Saage, que ha trabajado 10 años en Heilbronn. “La disponibilidad de las máquinas es la prioridad. Las máquinas que no funcionan no sirven. Pero, en Heilbronn. el equipo Sandvik ha demostrado ser muy confiable”.

Sandvik MB770

El jumbo minero Sandvik MB770 ha sido diseñado para una variedad de tareas de minería continua no carboníferas ni gaseosas de hasta 5,3 metros de altura. Este minero continuo de cabezal ancho combina características especiales de corte, carga y ventilación del frente en una máquina robusta con gran capacidad de avance. Cuenta con un cabezal de corte de bajas revoluciones que reduce las vibraciones y la producción de polvo. El corte automatizado y programable asegura un corte preciso mientras el sistema de visualización y recopilación de datos permite optimizar, aún más, el rendimiento.