Dear reader,
You may have noticed that we’ve changed domains from Minestories to Solid Ground online, a name that more inclusively reflects our broad range of solutions for the mining and rock excavation industries. Rest assured, you’ll still be able to read and watch the ground-breaking content you’ve come to expect. Thanks for visiting.

Por la coexistencia

ONTARIO, CANADÁ. Goldcorp está desarrollando la primera mina subterránea 100% eléctrica del mundo, un proyecto que la empresa espera que inspire una transición hacia una minería más sustentable.

No es el lugar en el que uno esperaría la apertura de una mina. El proyecto Borden Lake de Goldcorp se sitúa al sur de Chapleau Crown, la reserva de caza más grande del mundo con sus 700.000 hectáreas. La entrada de la mina está casi a orillas del lago cristalino que la da su nombre. Y parte del cuerpo mineralizado que pretende extraer Goldcorp está debajo de sus aguas, consideradas sagradas por cuatro comunidades indígenas locales.

No sorprende que Luc Joncas, jefe del proyecto, use palabras como “invisible” y “silenciosa” al hablar del desarrollo de la primera mina de la región.

“Es esencial construir una mina sustentable”, afirma. “Queremos que nuestros vecinos –tanto las comunidades indígenas como los dueños de cabañas cerca de la mina– nos acepten”.

Maarten van Koppen, ingeniero senior de proyectos de Goldcorp.

Maarten van Koppen, ingeniero senior de proyectos de Goldcorp.

Maarten van Koppen, el ingeniero de proyecto senior de Goldcorp, elaboró el estudio previo de viabilidad de Borden y toda la ingeniería necesaria.
“Sabíamos que teníamos que crear una mina en colaboración y coexistencia estrecha con las comunidades locales”, explica. “Queríamos minimizar todas las fuentes de emisiones, como ruido, polvo u otros contaminantes. Los equipos eléctricos nos han ayudado a conseguirlo”.

Cuando se inicie la producción comercial, el año que viene, Borden Lake será la primera mina subterránea 100% eléctrica. Goldcorp espera que, además de ofrecer una mayor rentabilidad, esta decisión ayude a minimizar el impacto sobre la comunidad y el medio ambiente y también que mejore la salud ocupacional y la seguridad de todos los empleados.

Según John Mullally, director de asuntos gubernamentales y energía de Goldcorp, se impone un cambio hacia prácticas mineras más limpias y más sustentables.

“Las expectativas y las opiniones de la sociedad sobre temas como el cambio climático han evolucionado mucho”, continúa Mullally. “Si queremos ser una empresa moderna, debemos evolucionar a la par de la sociedad. Desde hace unos años, el tema de la energía en general, y del cambio climático en concreto –la necesidad de mitigar nuestro impacto sobre el clima– se ha convertido en prioritario en Goldcorp. Estamos cambiando la cultura de nuestra empresa y queremos impulsar un cambio cultural en todo el sector”.

Cuando Borden esté trabajando a pleno, no habrá una sola máquina con motor diésel bajo tierra. La flota entera será de equipos eléctricos conectados por cable a la red de la mina o con baterías de carga rápida.

“Esto ha sido posible gracias a los avances en la tecnología de baterías”, afirma Joncas. “No solo pretendemos demostrar a la industria que es posible, también queremos demostrar que es rentable y que aportará más valor para nuestros accionistas que una mina convencional. Creemos que implantar la electrificación total en Borden es una buena decisión desde el punto de vista económico, ambiental y social”.

Al eliminar el diesel, electrificando las operaciones subterráneas, Goldcorp prevé una reducción del 70 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero y un ahorro anual de 2 millones de litros de gasoil y 1 millón de litros de propano. La empresa también espera ahorrar 35.000 MWh de electricidad al año, en gran parte gracias a la reducción de las necesidades de ventilación.

John Mullally, director de Goldcorp para asuntos gubernamentales y energía.

John Mullally, director de Goldcorp para asuntos gubernamentales y energía.

“La electrificación es una solución óptima, sobre todo cuando se complementa con innovaciones como la ventilación a demanda y una conectividad total”, dice van Koppen. “Los principales beneficios de la electrificación se pueden resumir en cinco: eliminar el combustible, reducir el mantenimiento, reducir los gases de efecto invernadero, reducir el consumo de energía y, el más importante, eliminar las partículas de gasoil en entornos subterráneos, algo muy positivo para la salud del personal.

Rady Harrison, operador de jumbos.

Rady Harrison, operador de jumbos.

“Pudimos eliminar una chimenea de aire de retorno y, en nuestra chimenea de admisión, pudimos reducir el diámetro de 5 a 4 metros; un ahorro importante de costos desde un inicio”.

El operario Randy Harrison valora la ausencia de emisiones subterráneas en Borden, con casi 40 años de trabajo en minas de cuatro continentes, equipadas con máquinas diésel.

“Nunca había trabajado en un entorno subterráneo como este”, exclama Harrison. “¡El aire huele tan limpio!”. Está al mando de uno de los dos Sandvik DD422iE, que utiliza Goldcorp para desarrollar la rampa de acceso de Borden.

“Con su configuración informatizada y su precisión en el frente de avance, es el mejor jumbo que han sacado”, dice Harrison, que maneja perforadoras de desarrollo desde 1989.

Para Luc Joncas, el jumbo es “la estrella de la flota”: “Ofrece más precisión, más control, y un rendimiento uniforme, no importa quién lo maneje. También crea un entorno de trabajo más seguro. Partimos de un frente de avance limpio, casi sin restos de barreno. Trabajamos mejor el perfil y hay menos sobre-excavación. Podemos optimizar la malla de perforación y los tiros son de la mejor calidad”.

Durante la perforación, mientras está conectado al suministro eléctrico, el Sandvik DD422iE carga la batería, que será utilizada para maniobrar entre frentes.

Goldcorp

Goldcorp es un productor líder de oro con una cartera de minas de alta calidad repartidas por todo el continente americano. Promueve prácticas responsables de minería centradas en la producción a bajo costo. Con sede en Vancouver, Columbia Británica, Goldcorp tiene más de 15.000 empleados en todo el mundo; está comprometida con la conservación responsable del entorno y vela por mantener niveles óptimos de salud ocupacional y seguridad.

“El concepto de cargar durante la perforación nos pareció excelente; podría ser muy útil en otros equipos en el futuro”, afirma Joncas. “El que sea multivoltaje es otra ventaja. Teníamos un centro de capacitación en una mina que funcionaba con 600 voltios y el jumbo rinde igual de bien aquí, donde la red es de 1.000 voltios”.

Con su batería integrada, nunca se tiene que parar para cambiar baterías agotadas, lo que según Joncas es bueno para la seguridad y la productividad. También aprecia el sistema de freno regenerativo y afirma que la transmisión eléctrica del DD422iE facilita mucho el mantenimiento comparado con los jumbos convencionales.

“Cuando compramos la flota, nos interesó especialmente el hecho de que se hayan eliminado muchos componentes mecánicos y, sin motor diesel, el cambio de aceite”, dice Joncas.

Goldcorp compró Borden a una pequeña empresa minera por 526 millones de dólares en 2015. Con unas reservas de oro estimadas actualmente en 950.000 onzas, la empresa prevé una extracción anual de más de 100.000 onzas en siete años de vida útil.

“Creemos que la exploración permitirá alargar esa previsión”, dice Joncas. “Cuanto más alarguemos la vida de la mina, más rentable será nuestra inversión inicial en una flota eléctrica”.El mineral se transportará en camión hasta Timmins, a 160 kilómetros de distancia, para su procesamiento en el molino Dome, en la mina de oro Porcupine de Goldcorp.

“El hecho de usar una planta existente que ya es muy eficiente, y no tener que tramitar y construir una planta nueva de molienda y relaves, minimiza nuestros costos y nuestra huella medioambiental”, explica Joncas.

La construcción de la rampa de Borden empezó a mediados de 2017 y se prevé extraer y analizar una muestra de 30.000 toneladas a fines de este año, empezando la producción en 2019.

El proyecto Borden Lake

Borden Lake será la primera mina subterránea 100% eléctrica del mundo. La construcción de la rampa empezó a mediados de 2017 y se prevé extraer y analizar una muestra de 30.000 toneladas a fines de este año, empezando la producción en 2019. Situada en Ontario, a 11 kilómetros al noreste de Chapleau y 160 kilómetros al suroeste de Timmins, las reservas de oro de la mina Borden Lake ascienden a 950.000 onzas. Goldcorp proyecta aumentar la producción un 20 por ciento hasta 2021. Al eliminar el uso subterráneo de gasoil y electrificar la mina, Goldcorp prevé reducir en un 70 por ciento la emisión de gases de efecto invernadero y ahorrar cada año 2 millones de litros de gasoil, 1 millón de litros de propano y 35.000 MWh de electricidad.

“Creemos que Borden será una demostración fantástica de los beneficios financieros y ambientales que produce la implantación de tecnologías más limpias”, afirma Mullally. “Formar parte de esto me motiva. Cuando vean que la tecnología es factible y funciona, esperamos que otras empresas se animen a implantarla”.

Sandvik DD422iE

El Sandvik DD422iE es un jumbo de desarrollo eléctrico diseñado para reducir los costos de producción y el impacto medioambiental en la perforación y el tunelaje. Con la energía de una batería integrada durante los traslados, el Sandvik DD422iE produce cero emisiones mientras maniobra entre galerías, mejorando la salud y la seguridad de los trabajadores bajo tierra. Al no consumir gasoil durante la perforación, se reducen las necesidades de ventilación y también la logística asociada de suministro de combustible y los gastos de mantenimiento. Con la infraestructura eléctrica existente en la mina, la tecnología de transmisión eléctrica de Sandvik permite cargar la batería durante el ciclo de perforación o los traslados en bajada, aprovechando la energía generada por el sistema de frenos.