Dear reader,
You may have noticed that we’ve changed domains from Minestories to Solid Ground online, a name that more inclusively reflects our broad range of solutions for the mining and rock excavation industries. Rest assured, you’ll still be able to read and watch the ground-breaking content you’ve come to expect. Thanks for visiting.

<p>Sandvik Mining and Rock Technology se ha propuesto reducir a la mitad su impacto de CO2 para 2030, al mismo tiempo que ofrece más productividad y eficiencia a sus clientes.</p>
Mostrar pie de fotoOcultar pie de foto

Sandvik Mining and Rock Technology se ha propuesto reducir a la mitad su impacto de CO2 para 2030, al mismo tiempo que ofrece más productividad y eficiencia a sus clientes.

Construyendo un futuro más verde

Reducir a la mitad su impacto de CO2 se ha convertido en uno de los objetivos más importantes de Sandvik Mining and Rock Technology para 2030. La empresa se propone alcanzar esta meta, en sus actividades y en las de sus proveedores, al mismo tiempo que ofrece más productividad y eficiencia a sus clientes.

Desde el inicio de este nuevo milenio, lo que antes se tomaba como alarmismo se ha convertido en una verdad incuestionable: el planeta se está recalentando. Científicos y expertos, en campos tan distintos como la meteorología y la pesca, dan testimonio del impacto del cambio climáticos en todos los aspectos de la vida, y la mayoría está de acuerdo en que estos cambios se deben, en gran medida, al crecimiento de las emisiones de gases de invernadero producidos por la actividad humana.

“Dado que la minería responde por entre el tres y el cuatro por ciento del consumo energético internacional y produce un promedio de una gigatonelada anual de CO2, nos corresponde a nosotros en Sandvik Mining and Rock Technology, y a la industria en general, preguntarnos qué podemos hacer para solucionar esta crisis”, dice Henrik Ager, presidente de Sandvik Mining and Rock Technology. “Si agregamos el hecho de que la industria minera debe abastecer los minerales y metales necesarios para las tecnologías futuras de bajo CO2, más ecológicas, comprenderemos mejor lo crítico de la situación”

Tradicionalmente, los intereses comerciales y las iniciativas de sustentabilidad han estado en aceras opuestas. Existe la creencia de que la planificación ambiental tiene como precio la pérdida de productividad y de ganancias, y esto puede haber llevado a que las empresas hayan demorado la consecución de sus objetivos de sustentabilidad,

“En Sandvik Mining and Rock Technology tenemos la convicción de que los objetivos de sustentabilidad van de la mano de los de productividad, y que todas las actividades en nuestro sector deberían abrazar esta óptica al enfrentar la crisis climática”, dice Ager. “Es una idea central para nuestros cuatro objetivos de sustentabilidad para 2030 y es esencial para establecer metas realistas. Si una empresa quiere objetivos de sustentabilidad realizables, los beneficios y la productividad deben formar parte también de la ecuación”.

Hay desafíos innegables en el camino de todas las empresas que quieren recortas sus emisiones de CO2. Muchas temen que tendrán que sacrificar ganancias y que, por eso, la subsistencia de su negocio está amenazada. La demanda de recursos mineros continúa aumentando y las empresas deben tratar de responder a esta demanda creciente al tiempo que deben ser conscientes de los riesgos ambientales. Lo que es más, los nuevos equipos que minimizan el impacto ambiental pueden ser caros, como puede ser la introducción de nuevos planes de negocios que modifican la manera de operar de las empresas en todos los niveles.

Sin embargo, tras un período inicial de turbulencia y gastos, las empresas pueden contar con cosechar los beneficios de sus esfuerzos de sustentabilidad.

Por qué es importante actuar ahora

  • Aproximadamente, entre un tres y un cuatro por ciento del consumo energético mundial puede ser atribuido a la minería y la producción de áridos.
  • Desde el inicio de la industrialización, la concentración de CO2 en la atmósfera ha aumentado un 45 por ciento, un cambio atribuible a la actividad humana.
  • Al menos la mitad de las emisiones de carbono de la minería se originan en fuentes secundarias como energía y transporte. Son áreas clave al planificar la reducción de las emisiones.
  • El nivel del mar se ha elevado más de 20 centímetros desde fines del siglo XIX, ocho centímetros en los últimos 25 años. Cada año vemos una elevación del mar de más de 0,33 cm.
  • La división de herramientas para roca ha reducido sus emisiones de CO2 en 10.000 toneladas simplemente transportando sus productos por barco en lugar de avión.

“No solo estaremos construyendo juntos un futuro mejor. Las prácticas comerciales sustentables se traducen directamente en una mayor productividad y eficiencia”, dice Ager. “Parece contraintuitivo en un principio. Pero la lógica detrás de esto es un dato muy simple: una mayor eficiencia significa una mayor entrega de energía por unidad de gas de invernadero emitida. La idea puede aplicarse en todos los niveles de la actividad, desde la producción a la logística y nosotros estamos aquí para explicarles cómo”.

La circularidad es un excelente ejemplo de cómo la sustentabilidad puede traducirse en productividad. Reduciendo o reutilizando lo que podría considerarse residuos, una actividad gana eficiencia. Por ejemplo, redistribuyendo el calor de los procesos industriales para calefaccionar edificios, Sandvik Mining and Rock Technology ha reducido sus emisiones y sus costos simultáneamente.

“En pocas palabras, encontrando usos para lo que iba a ser desechado, reducimos la cantidad de materiales que debemos crear”, dice Ager. “Como parte de la iniciativa de sustentabilidad para 2030 de Sandvik Mining and Rock Technology, nos obligaremos a un 90 por ciento de circularidad en todas nuestras actividades. Y este estándar será un requisito para nuestros productos y materiales de embalajes, así como una exigencia para nuestros proveedores.

Los equipos automatizados contribuyen a la reducción de las emisiones de CO2 gracias a su mayor eficiencia. Sufren menos averías y producen más por unidad de energía.

Los equipos automatizados contribuyen a la reducción de las emisiones de CO2 gracias a su mayor eficiencia. Sufren menos averías y producen más por unidad de energía.

“Esta mentalidad circular también se aplica a nuestras ofertas de reacondicionamiento de equipos, que prolongan el ciclo de vida de nuestros productos y reduce el consumo de materiales”.

Un enfoque apropiado para la logística es esencial para la reducción de las emisiones de carbono de la empresa. No es un secreto que el transporte aéreo es uno de los grandes responsables de las emisiones de gases de invernadero, así que debería encontrarse una alternativa allí donde fuere posible. Para tener una perspectiva, el transporte marítimo de un componente emite 100 veces menos carbono que por avión.

“En nuestra división de herramientas para rocas hemos logrado reducir nuestras emisiones de CO2 en 10.000 toneladas gracias a este enfoque”, cuenta Ager. “Lo que es más, como el transporte por avión suele ser la forma más cara de llevar un producto desde A hasta B, estará incrementando su margen de ganancia al mismo tiempo.

“Un elemento clave final de nuestra iniciativa de sustentabilidad es la automatización y un mayor uso de equipos a batería”, dice Ager. “Los equipos automatizados tienden a ser más eficientes: se averían menos y producen más por unidad de energía. Y los equipos a batería producen menos calor y cero gases de escape, lo que reduce la huella de carbono significativamente. Adoptando ya estas tecnologías del futuro, las empresas pueden reducir sus emisiones de carbono y sus gastos laborales al mismo tiempo”.

“Ya hemos trazado los planes para una actividad más ambiental dentro de nuestra propia empresa”, dice Ager, “Pero la historia no se acaba aquí. Si es que vamos a alcanzar nuestros objetivos –una industria minera más sustentable en su conjunto– necesitamos la ayuda de nuestros clientes para tener prácticas comerciales más sustentables. Nadie es una isla, y si vamos a enfrentar la crisis climática necesitamos trabajar juntos, como industria, para reducir las emisiones de todo el sector”.